En el organizador los elementos flexibles se pueden insertar en un abrir y cerrar de ojos en el fondo de los caceroleros, que incorpora un recubrimiento antideslizante. La colocación y el ajuste individual garantizan una conservación segura de vajillas, cazuelas y alimentos.